Suscripción:

NO PERMITAS QUE NADIE APAGUE TU VOZ

martes, 20 de septiembre de 2011

EN ALGO TAN PEQUEÑO COMO UNA LAGRIMA CABE ALGO TAN GRANDE COMO UN SENTIMIENTO.............



Un grito que lacera la noche ahogada en un mar de llanto
lágrimas sin agua se depositan en tu alma
sutil como el aire , frágil como un pétalo
hace vibrar tu cuerpo de cristal........
orgullo herido , esperanza olvidada
se apodera de tu fuerza rendida que quiere volver........
Miro hacia arriba ,¿donde estas mi ángel?¿donde están tus alas?
despliega mi existencia hazme dejar este camino de un único sentido
hazme volver a sentir el calor de un abrazo,de una sonrisa,
de la risa de los amigos, de cuando era una muchacha que sorteaba el confín del mundo.....
ahora naufrago en el silencio, palabras distintas , marcas en mi piel soledad albergada.....
pero ....¿ sabéis que?
No voy más a tener miedo,liberaré mis cadenas
dejaré mis cicatrices a un lado,tendré mi tiempo para renacer , para ir lejos........
buscando aquel autentico horizonte que es mi vida,
caminaré olvidando, me pararé soñando, que el amor no ha muerto , que el respeto existe,que la vida sigue , que mi propio yo aun vive, que lo tengo dentro de mi .......

lunes, 19 de septiembre de 2011

¿CUANTAS MUERTES HACEN FALTA PARA PONER FRENO A ESTO ?



CUARENTA Y TRES MUJERES EN LO QUE VA DE AÑO


La muerte en las últimas horas de dos mujeres, una en Lora del Río (Sevilla) y otra en Arona, a manos de su expareja, en el primer caso, y de su marido, en el segundo, eleva a un total de 43 las fallecidas por violencia machista en lo que va de año.

La víctima de la localidad sevillana es una mujer de 47 años, cuya identidad responde a las iniciales L.M.G, mientras que su presunto homicida es su expareja sentimental, un varón de 44 años cuyas iniciales son F.J.S.C.

El agresor, que había sido denunciado el pasado julio por malos tratos aunque no tenía orden de alejamiento, se personó en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad, donde reconoció haber sido el autor de este crimen. Horas después se producía el similar y trágico suceso en el sur de Tenerife con el marido como presunto agresor. La mujer de 38 años murió por heridas de arma blanca ocasionadas presuntamente por su esposo, de 54, quien posteriormente se causó heridas en el tórax y abdomen con la misma arma.

Las dos mujeres asesinadas en las últimas horas son las dos primeras víctimas de la violencia machista que se producen en septiembre. En el mes de enero murieron ocho mujeres; en febrero, cinco; y en marzo y abril, tres mujeres, respectivamente.

Ocho de estas víctimas fallecieron en el mes de mayo, tres en junio, siete en julio y cuatro el pasado mes de agosto. La mujer fallecida en Lora del Río es la undécima que muere en Andalucía por la violencia machista en 2011 y la primera que lo hace en la provincia de Sevilla.

Igualmente, siete han fallecido en la Comunidad de Madrid; seis en Cataluña; cinco en la Comunidad Valenciana; dos en el País Vasco, Castilla León, Murcia y Canarias.

El resto de mujeres perdieron la vida a causa de la violencia machista en la islas Baleares, Castilla-La Mancha, Navarra, Galicia, Asturias y Aragón.

Tan sólo trece de las víctimas, incluida la fallecida en Lora del Río, había denunciado a la policía los malos tratos por parte de su pareja y en seis casos había órdenes de protección en vigor, quebrantadas por parte de sus agresores sin consentimiento de la víctima en cuatro casos y con consentimiento en dos.


Esto ha de parar , no podemos consentir que se nos siga haciendo esto ,¿cuando dejaremos de ser un simple numero en la prensa local?,¿cuando se acordaran de las victimas de violencia de genero sin ser en época de elecciones?. Esto es un colectivo y es real las cifras están ahí , los cuerpos están ahí si, ellas denuncian pero ......... ¿quien las protege?................

domingo, 18 de septiembre de 2011

QUE NADIE CALLE TU VERDAD!!!!!!!

Porque siempre el silencio ha sido para esta sociedad mas importante que la palabra yo aquí dejare mis palabras porque no permitiré que mas nadie calle mi alma................
Para ti que te crees con derechos sobre ella y todo lo que en ella hay , te dejo las palabras de un no nacido pues incluso a ellos , a esas personitas tan pequeñas que son motivo y motor de nuestras vidas incluso a ellos aun no nacidos les haces daño con tus golpes tus palabras y tus gestos a ellos que sin conocerlos y sin hacer nada tu creyéndote dios de dioses ser todo poderoso le niegas el derecho a la vida con un puñetazo que da tu impotencia pues es el recurso mas rápido para satisfacer tus carencias eres patético solo te crees grande porque puedes gritar fuerte ante la gente y hacer que ella calle, te crees grande porque usas la fuerza para imponer tu ley no te das cuenta , pobre patético que la fuerte es ella , porque no solo aguanta tus golpes sino que se repone a ellos y tu pobre ser humano incapaz de ver mas allá de tu puño no percibes que tarde o temprano ella saldrá de esta porque tus golpes solo la hicieron mas fuerte mientras a ti te iban debilitando como persona.



¨CARTA A UN MALTRATADOR¨
Para ti, SER INHUMANO SIN SENTIMIENTOS NI CORAZÓN: Porque lo eres, porque la has humillado, porque la has menospreciado, porque la has golpeado, abofeteado, escupido, insultado… porque la has maltratado. ¿Por qué la maltratas? Dices que es su culpa, ¿verdad? Que es ella la que te saca de tus casillas, siempre contradiciendo y exigiendo dinero para cosas innecesarias o que detestas: detergente, bayetas, verduras… Es entonces, en medio de una discusión cuando tú, con tu 'método de disciplina' intentas educarla, para que aprenda. Encima lloriquea, si además vive de tu sueldo y tiene tanta suerte contigo, un hombre de ideas claras, respetable. ¿De qué se queja?
Te lo diré: Se queja porque no vive, porque vive, pero muerta. Haces que se sienta fea, bruta, inferior, torpe… La acobardas, la empujas, le das patadas…, patadas que yo también sufría.
Hasta aquel último día. Eran las once de la mañana y mamá estaba sentada en el sofá, la mirada dispersa, la cara pálida, con ojeras. No había dormido en toda la noche, como otras muchas, por miedo a que llegaras, por pánico a que aparecieses y te apeteciera follarla (hacer el amor dirías) o darle una paliza con la que solías esconder la impotencia de tu borrachera. Ella seguía guapa a pesar de todo y yo me había quedado tranquilo y confortable con mis piernecitas dobladas. Ya había hecho la casa, fregado el suelo y planchado tu ropa. De repente, suena la cerradura, su mirada se dirige hacia la puerta y apareces tú: la camisa por fuera, sin corbata y ebrio. Como tantas veces. Mamá temblaba. Yo también. Ocurría casi cada día, pero no nos acostumbrábamos. En ocasiones ella se había preguntado: ¿y si hoy se le va la mano y me mata? La pobre creía que tenía que aguantar, en el fondo pensaba en parte era culpa suya, que tú eras bueno, le dabas un hogar y una vida y en cambio ella no conseguía hacer siempre bien lo que tú querías. Yo intentaba que ella viera cómo eres en realidad. Se lo explicaba porque quería huir de allí, irnos los dos…Mas, desafortunadamente, no conseguí hacerme entender.
Te acercaste y sudabas, todavía tenías ganas de fiesta. Mamá dijo que no era el momento ni la situación, suplicó que te acostases, estarías cansado. Pero tu realidad era otra. Crees que siempre puedes hacer lo que quieres. La forzaste, le agarraste las muñecas, la empujaste y la empotraste contra la pared. Como siempre, al final ella terminaba cediendo. Yo, a mi manera gritaba, decía: mamá no, no lo permitas. De repente me oyó. ¡Esta vez sí que no!–dijo para adentro-, sujetó tus manos, te propinó un buen codazo y logró escapar. Recuerdo cómo cambió tu cara en ese momento. Sorprendido, confuso, claro, porque ella jamás se había negado a nada.
Me puse contento antes de tiempo.
Porque tú no lo ibas a consentir. Era necesario el castigo para educarla. Cuando una mujer hace algo mal hay que enseñarla. Y lo que funciona mejor es la fuerza: puñetazo por la boca y patada por la barriga una y otra vez…
Y sucedió......................................
Mamá empezó a sangrar. Con cada golpe, yo tropezaba contra sus paredes. Agarraba su útero con mis manitas tan pequeñas todavía porque quería vivir. Salía la sangre y yo me debilitaba. Me dolía todo y me dolía también el cuerpo de mamá. Creo que sufrí alguna rotura mientras ella caía desmayada en un charco de sangre.
Por ti nunca llegué a nacer. Nunca pude pronunciar la palabra mamá. Maltrataste a mi madre y me asesinaste a mí.
Y ahora me dirijo a tí. Esta carta es para ti, INHUMANO: por ella, por la que debió ser mi madre y nunca tuvo un hijo. También por mí que sólo fui un feto a quien negaste el derecho a la vida.
Pero en el fondo, ¿sabes?, algo me alegra. Mamá se fue. Muy triste, pero serenamente, sin violencia, te denunció y dejó que la justicia decidiera tu destino. Y otra cosa: nunca tuve que llevar tu nombre ni llamarte papá. Ni saber que otros hijos felices de padres humanos señalaban al mío porque en el barrio todos sabían que tú eres un maltratador. Y como todos ellos, un hombre débil. Una alimaña. Un cabrón.