Suscripción:

NO PERMITAS QUE NADIE APAGUE TU VOZ

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Carta a un esposo.................



A un esposo.

Esta carta te la escribo mi querido esposo, con las últimas fuerzas que me quedan después de tener una pequeña riña contigo... Recuerdo cuando nos conocimos, lo caballero que eras, limpio, elegante, atento, educado, un hombre como pocos según mis ojos ciegos, y a pesar de tu mala actitud no me daba cuenta de nada y me fui enamorando como loca de ti, dependía de tus caprichos, ya sabes educada a la antigua con moral y con prejuicios, tú para conjurar todo me regalaste ilusiones, miles de estrellas y buenos deseos, sin duda me convenciste que eras con quien deseaba pasar el resto de mi vida.
Una tarde toda ilusionada enamorada y vestida de blanco recorrí el sendero para llegar a ti, con la esperanza que nuestro mundo sería siempre de color de rosa, y llegó el tan ansiado "Hasta que la muerte nos separe", todos aplaudieron, tus ojos brillaron, ilusa... si, sellaste el pacto con Besos de Sangre invisible...
Fiesta y solo dos semanas de vida armoniosa, porque una mañana te enfadaste pues tu camisa preferida no estaba planchada, ahí comenzó todo, me golpeaste y saliste apresurado, pensé tengo yo la culpa por no tener su ropa limpia y te perdoné; como si nada hubiera pasado a ti , por la noche me entregué aún con el cuerpo dolorido.
Este mal trato fue más continuo con la llegada de los niños, pues te incomodaban sus gritos, si, ni dudarlo corazón eras precavido me golpeabas diciéndome que "Era la forma de demostrarme tu cariño" y yo lo creía, necesitaba hacerlo, porque te amaba y no podía dejarte, la maldita excusa de siempre ¿Que dirán de mi? o los niños están pequeños necesita a papá, y siempre te justificaba por no aceptar que era mi cobardía a enfrentar la vida en soledad, por lo que en verdad no te abandonaba, además el juramento y la alianza de que nos separe la muerte ¿como romperlo?. Si esta vida la había elegido yo, nadie me forzó.
A veces tus golpes ya no me dolían, fuiste cruel y yo cobarde, hicimos de esto una rutina, me pegabas como para reafirmar tu jerarquía, tú eres el que manda soy tu mujer y tengo que obedecer, nada ni nadie nos podía separar, creo que en lugar de casarnos, no noté que para ti fue comprarme para tener sirvienta y prostituta gratis, no una mujer para amar y compartir.
Esta noche me golpeaste como nunca en el vientre, la cara, todo el cuerpo y casi me desvanecí, te asustaste y saliste despavorido, yo tomé fuerzas de nada y salí a denunciarte (que tardé) pues a media calle, está mi cuerpo inconsciente y mientras me llevan al hospital voy pensando que es verdad, sólo la muerte nos va a separar, una promesa que cumpliremos, la única que tú cumplirás; una muerte que loca y ansiosa en tus manos fui a encontrar y todo por amarte y ser cobarde, no tolerar el ¿que dirán?. Si eso es, ahora llegó el fin y veo a mis hijos que lloran, les han anunciado mi muerte, no los puedo consolar, y me pregunto ¿porque no te dejé el primer día que me golpeaste? ellos hubieran sido felices y no tan temeroso de ti y de mi... Ya se va y acaba el sufrimiento, ahora lloras e imploras llevando a mi tumba flores cómo cuando éramos novios ¿para que? esas no las quería ni en vida, sólo anhelaba tus caricias y tu aceptación, y sólo obtuve tus golpes y mi propia humillación.
Te dejo amor mío, por fin la muerte nos separó (cumplí a la perfección la promesa), eres libre, sólo te pido que no golpees a nadie; mi cuerpo y mi alma por fin ya no siente dolor.

                                                 Atentamente.
         Tú mujer a la que golpeabas y que por cobarde nunca se defendió.

viernes, 25 de noviembre de 2011




Querida desconocida: Sé que estás sufriendo a causa del trato que te da tu marido. Tal vez ni te das cuenta de que eres una mujer maltratada, y yo quiero ayudarte. ¿Me dejas?.
Mis palabras pensarás en principio que te hacen daño y seguramente dejarás de leer en algún momento; pero volverás a hacerlo, porque en el fondo sabes que tengo razón.
Crees que te quiere a pesar de sus insultos, de sus amenazas, de sus golpes y de sus desprecios, porque después llora, dice que se arrepiente, que no sabe qué le pasa y te pide perdón, prometiéndote que nunca más lo volverá a hacer. Cuando le oyes decir que te quiere, tu sensibilidad sale y lloráis juntos abrazados, incluso piensas que tú tuviste parte de culpa, porque en cierta forma lo provocaste al llevarle la contraria o al reprocharle que llegó tarde o que bebió demasiado. Llegas a compadecerlo pensando que fuiste injusta, porque es un buen hombre, pero no está bien, algo le pasa en su cabeza.
Pasan unos días tranquilos y vuelve a suceder y vuelves a pensar que todo iba bien y que lo estropeaste, porque si hubieses estado como aquellos días, en que no te quejabas ni protestabas, todo hubiese seguido igual.
No te das cuenta de que no tienes culpa alguna. No hay nada que justifique una paliza, ni hay nada que justifique la humillación, ni hay nada que justifique un trato así. Aun en el caso de que  tú hubieses hecho algo mal, no sería justificable. ¿O acaso tú haces lo mismo con él?. Como mucho, sólo te defiendes; pero casi ni a eso llegas.
Tu cara refleja sufrimiento, triste, con ojeras, y ese nerviosismo que te acompaña es producto del miedo, miedo a que en cualquier momento explote de nuevo; estás en alerta constante.
No te dejes maltratar más, por favor. Ni tú ni nadie lo merece, y quien pega una vez pega dos y tres y cuatro..., y quien insulta, amenaza, controla tu vida, te veja,...no cambia, lo repetirá. No puedes permitirlo, amiga. Tu vida es muy valiosa y puedes encontrar la paz  y la alegría que te faltan.
Si no eres capaz de dar el paso de dejarlo para siempre -porque para siempre tiene que ser, pues de otra forma volverás a lo mismo-, busca ayuda en profesionales o, al menos, consúltales. No necesitas dinero: te atenderán gratuitamente en el Ayuntamiento o en el Centro de Información a la Mujer de tu domicilio o llama al teléfono 016 o a otro teléfono de ayuda de tu Comunidad Autónoma. Si estás fuera de España, probablemente tendrás algo similar: la propia policía puede informarte.
Piensa también en tus hijos, que están viviendo esa pesadilla de ver a su padre atacando a su madre. Ellos sufren también, y es muy posible que en un futuro tu hija sea una mujer maltratada y tu hijo un maltratador, porque esas conductas se aprenden.
Piensa en ti. No aguantes más. Tu vida puede ser muy diferente o seguir así. Tú decides.
No tengas vergüenza, porque nadie se va a asustar; no eres la única a quien le sucede. Lo vergonzoso es el comportamiento de él.
Te va a costar, amiga mía, pero te aseguro que ese esfuerzo merece la pena: imagínate un futuro sin miedo, sin gritos, con tranquilidad. Te lo mereces.

lunes, 21 de noviembre de 2011

TU QUE ME QUITAS LA VIDA , ERES TU QUIEN ME HACES ETERNA




No se sabrán nada de tí, salvo tu nombre.
Desconocen tus rasgos físicos, tu aspecto, tu carácter. Puede incluso, que os hayáis cruzado alguna vez en este flujo anónimo de personas que van y vienen caminando por la calle. Es lo de menos, porque eso no nos impide imaginarte.En primera persona te diré que yo puedo saber como fue tu trayectoria , fue como la todas las mujeres que hemos vivido esto , por eso  puedo imaginarte.
Imaginarte, como todas las niñas de tu edad, jugando a las "casitas", preparando imaginarios guisos con los que alimentar a una hipotética familia. Soñando con un marido y unos hijos/ as que te iban a dar toda la felicidad que deseabas. Creyendo en un futuro utópico en el que tus sueños se harían realidad.
Seguro que charlarías con tus amigas del colegio, de lo que querías ser de mayor y reirías con la sana alegría de la inocencia, creciendo confiadamente y con una mirada limpia y llena de optimismo. La vida te aguardaba y tú tendrías en la cabeza mil y un proyectos con los que vivirla. Más tarde, ya en la adolescencia, comenzarían tus primeros coqueteos, tus primeros pasos aún vacilantes e inseguros, por el camino del amor.
Empezarías a relacionarte con los hombres e irías buscando en cada uno de ellos ese príncipe azul como el que conociste en los cuentos de tu infancia.
Y un día, sin tú siquiera saber cómo, creíste haberlo encontradoy tu juventud se llenó de ilusión, tu sonrisa se hizo más rotunda y tus ojos revelaron la alegría que no podías contener en tu interior.
Imagino tu anhelo por compartir tu vida con ese hombre del que estabas enamorada y tu nervioso sinvivir preparando la boda.
Imagino ese momento en el que pronunciaste ese "Sí" en el que cifrabas todas tus esperanzas y con el que iniciabas ese proyecto que tú deseabas que fuese la confirmación de lo que siempre habías soñado.
Imagino tu reacción cuando te enteraste que ibas a ser madre por primera vez y que en tu vientre se albergaba la semilla de lo que iba a ser tu hijo. Imagino tu acunar la criatura en tus cálidos brazos, tus cuidados y desvelos para irlo criando y sacarlo adelante.
Y así sucesivamente con cada uno de tus hijos/ as...
Imagino tus preocupaciones por sus problemas y tus alegrías por sus éxitos. Lo imagino y no se me hace difícil pues como te he dicho somos muchas las que lo hemos vivido así y se que de repente despiertas un día y ves que todo aquello por lo que has vivido todo por cuanto has soñado tu cuento de hadas se convierte en la peor de tus pesadillas,pues sin saber porque como y cuando un día todo eso se cortó de raíz, porque tu marido, el que fue el príncipe azul de tu cuento de hadas, se convirtió en el criminal protagonista de un relato de terror y te cosió a puñaladas en medio de la calle.
Y no puedo imaginar un peor final para tu historia una como tantas otras. Como tampoco pudiste imaginártelo tú, aquella niña feliz que soñaba con ser mayor cuando jugaba con sus amigas a las "casitas".No sabremos nada de ti ni tus rasgos físicos ni como eras pero lo que si sabemos es por lo que pasaste y yo personalmente te diré que no sabremos como eras pero hay algo que si sabemos y se y es que no quedaras en el olvido ni tu ni ninguna de ellas pues siempre habrá alguien que te recuerde una persona solo muere cuando queda ene l olvido no solo cuando un animal te cose a puñaladas o cuando te mata de una paliza solo cuando caes en el olvido es cuando mueres y el mismo individuo que te quito la vida te dio la eternidad pues jamas dejaremos de recorte día a día el ya esta muerto en vida pues nadie recordara mas que su fechoría pero no su persona ..................................no estarás aquí entre nosotros porque el se creyó con derecho a arrancarte la vida , pero sigues en nuestros corazones tu y cada una de las victimas de violencia de genero PORQUE SEGUIRÁS VIVA EN CADA UNA DE NOSOTRAS

domingo, 20 de noviembre de 2011

Hoy recibí flores


No es mi cumpleaños o ningún otro día especial; tuvimos nuestro primer disgusto anoche y él me dijo muchas cosas crueles que en verdad me ofendieron. Pero sé que está arrepentido y no las dijo en serio, por que él me mandó flores hoy.
No es nuestro aniversario o ningún otro día especial; anoche me lanzó contra la pared y comenzó a ahorcarme.

Parecía una pesadilla, pero de las pesadillas despiertas y sabes que no es real; me levanté esta mañana dolorida y con golpes en todos lados, pero yo sé que está arrepentido; por que él me mandó flores hoy.

Recibí Flores hoy y no es día de San Valentín o ningún otro día especial; anoche me golpeó y amenazó con matarme; ni el maquillaje o las mangas largas podían esconder las cortadas y golpes que me ocasionó esta vez.

No pude ir al trabajo hoy, porque no quería que se dieran cuenta. Pero yo sé que está arrepentido; por que él me mandó flores.

Recibí Flores hoy y no era el día de las madres o ningún otro día especial. Anoche el volvió a golpearme, pero esta vez fue mucho peor.

Pero si logro dejarlo, ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo podría yo sola sacar adelante a los niños? ¿Qué pasará si nos falta el dinero? ¡Le tengo tanto miedo! dependo tanto de él que temo dejarlo. Pero yo sé que está arrepentido, por que él me mandó flores hoy.

Recibí Flores hoy. Hoy es un día muy especial: “Es el día de mi funeral”.

Anoche por fin logró matarme. Me golpeó hasta morir.

Si por lo menos hubiera tenido el valor y la fortaleza de dejarlo. Si hubiera leído el miedo en los ojos de mis hijos. Si hubiera aceptado ayuda profesional, ¡Hoy no hubiera recibido flores!.................
Solo tú puedes decidir cuando recibir flores , no esperes a no poder verlas a no poder percibir su olor , deja que las únicas flores que te regalen sena por ser madre acompañadas de un abrazo de tus hijos o que te las regalen por ser tu misma seguida de el beso de una amiga o amigo ,marido o cualquier otra persona que te las regale simplemente por el hecho de regalártelas pero sobre todo deja que las únicas flores que te regalen sean aquellas que tu puedas ver no permitas que te cierren los ojos para siempre no permitas que te encierren en el sueño de la eternidad pues te perderás de ver el color de las flores que hoy podrías recibir.